UNIVERSO ESTÉTICO PERSONAL

Al pensar en un triángulo de universos estéticos que representaran lo que tenía en mi cabeza se me ocurrieron muchísimos, pero finalmente me quedé con tres: los trabajos de Maya Deren, la fotografía de Nan Goldín, y la música de Elliot Smith.

Desde que descubrí a Nan Goldín a los 16 sentí que había descubierto una nueva forma de registrar la vida, y creo que pocos fotógrafos o fotógrafas generaron eso en mi después. Siempre me pareció que la forma que tiene de retratar y auto retratarse es genuina, siento que me hace entrar en el mundo de la persona que retrata, supongo que se deberá a que ella misma entra en esos mundos, y así como los registra, los vemos, y entramos con ella, como si estuviésemos ahí y conociéramos a los personajes. Me interesó mucho siempre su forma documentalista, más que nada de la época en la que vivió en Manhattan, donde retrató por años los ambientes por los que se movía, a sus amigos, y las fotos que reflejan la enfermedad, la violencia, la soledad, la noche. Hay cierta oscuridad que ella mantiene con la que me siento identificada al ver las imág­enes, y es por esto que además de los retratos, me interesan mucho sus autorretratos, porque la veo a ella viéndose a si misma, en la habitación de un hospital, por ejemplo, queriendo buscarse en los espejos. Es la crudeza de las escenas que ella encuentra o elije fotografiar lo que siento que hace de ella una fotógrafa involucrada con la vida misma, con los problemas sociales y al mismo tiempo los individuales, como si contara con cada fotografía el mundo de una persona y al mismo tiempo el mundo de todos. Creo que pone en juego la verdad, el lado oscuro de transitar este mundo, y lo hace sin restricciones, pero al mismo tiempo a través de una poesía visual que inunda su trabajo de sensaciones y también deja entrever su mirada, sus sentencias sobre lo que estamos viendo, y me gusta eso, la complejidad en lo simple, el encontrar en lo cotidiano aquello que quiere decir, eso que la atraviesa y el tema del que quiere hablar a través de su obra.

Con respecto a Elliot Smith, creo que es un músico que me tocó siempre de diversas maneras. Lo esencial que creo que me hizo colocarlo en este triángulo es su poesía, son sus composiciones que reflejan su propia vida. Sin conocerlo en absoluto, una vez me encontré con un documental acerca de él, y desde ese entonces no pude despegarme. Lo que él dice en sus canciones, y las melodías que compone, también, como Nan Goldín, me remiten a su oscuridad, a lo más profundo que puede existir dentro de él, y el hecho de que tal conexión sea posible, me hace pensar que su arte es personal, y al mismo tiempo es compartida con aquellos que la entiendan. Creo que una de las cosas que más me llaman de la música, es que aquel o aquella que la interprete sepa reflejar sensaciones y que cree todo un mundo a partir de ella. El mundo de Elliot Smith, a mi parecer, está plagado de sus experiencias, de sus momentos felices, pero más que nada de sus depresiones, de sus momentos más bajos, incluso de su muerte. Su música es bella, en sentido estético, me atrapa y me lleva a un abismo, el abismo en el cual seguramente él vivió por mucho tiempo. Pensé que no podía faltar en mi universo estético su poesía y su sensibilidad, ya que siento que su manera de ver el mundo se asemeja bastante a la mía, el pensar las cosas como arte, y hacer de los monstruos y los abismos personales una razón más por la cual crear.

A Maya Deren la conocí hace relativamente poco, pero sus trabajos audiovisuales me atraparon, creo yo, por su simpleza extraña y su forma de contar. Me interesó mucho el tinte surrealista de su obra, y la manera en la que cuenta situaciones que dicen mucho más de lo que realmente están mostrando, o a las que se les pueden atribuir miles de sentidos. El hecho de que haya sido una mujer en su época, y cineasta independiente, no me es menor. Veo reflejada cierta línea feminista en sus trabajos y en sus personajes (en muchos de sus cortos, ella misma), y lo que le sucede a las mujeres en sus películas, especialmente Meshes of the afternoon o At land, es estar en una búsqueda constante. Me gusta lo onírico de su trabajo y la baja narratividad, los saltos en el tiempo y en el espacio, los juegos visuales, que no están porque sí, sino que están hablando sobre algo, sobre el interior de ella misma y de los temas de su obra, están ahí casi de manera revolucionaria al cine clásico, además, poniendo en juego el sistema mismo. Más que nada, destaco de sus cortos la capacidad de crear mundos interiores a través de imágenes realistas, que en su conjunto, forman un mundo surrealista, como si estuviésemos soñando cuando las vemos.

Advertisements

Proceso documental

Idea general: Presentar cada parte como un capítulo.

Sin título

-La muerte de la mariposa: Depresión
-Primavera en el jardín: Manía.
-El derrumbe del jardín: Extremo manía.
-La casa de la araña: Eutimia.

Principales líneas narrativas:

  • Línea argumental 1: desarrollo de los diferentes estados del trastorno bipolar, “la vivencia del personaje con respecto a estos estados”, representándolo de manera poética.
  • Línea argumental 2: el apego a los objetos, lugares, situaciones, etc. enmarcado en la historia de la mudanza y la historia de la casa vieja, utilizando material de archivo.
  • Línea argumental 3: metáfora de la araña en el jardín como nexo entre línea argumental 1 y 2.

Posibles preguntas para abordar:
¿Qué me pasa con los demás?
¿Cómo represento lo que me pasa con los otros?
¿Me alejo de las personas para no lastimarlas?
¿Qué efecto creo que tengo cuando no estoy bien en los demás?
¿A qué le tengo miedo? ¿al abandono?

DOSSIER DEL PROYECTO DOCUMENTAL “LA ARAÑA DE MI JARDÍN”

PRESENTACIÓN

Título en progreso: La araña de mi jardín

Duración: 10 min

Formato: HD

TEMA
Trastorno bipolar

BREVE SINOPSIS
En clave de autorretrato, una búsqueda personal y reflexiva a través de los diferentes estados emocionales que puede transitar una persona diagnosticada con trastorno bipolar, reflexionando acerca de los problemas y beneficios que conlleva la enfermedad, y lo difícil de la elección de mantener un tratamiento farmacológico.

TESIS
Para una persona con trastorno bipolar, algunos estados emocionales son difíciles de abandonar.

PUNTO DE VISTA
Es difícil luego de transitar ciertos estados de ánimo relacionados con el trastorno, tener que elegir entre seguir un tratamiento, o dejarlo. Esto es a lo que yo llamo una “adicción a la propia enfermedad”. En lo personal me genera dudas y cuestionamientos todos los días, y es por esto que decido realizar una búsqueda reflexiva al respecto.

APROXIMACIÓN AL TEMA
MOTIVACIÓN DEL DIRECTOR

La idea surge, en principio, de una búsqueda más bien personal. A partir de que me diagnosticaron con trastorno bipolar siempre tuve la necesidad de compartir aquello que transitaba. Previamente a esto pasé mucho tiempo en la incertidumbre con respecto a lo que me pasaba, pasando por otros varios diagnósticos incorrectos, y considero un hecho positivo el que por fin me dieran un diagnóstico real y acorde, ya que logré con esto apropiarme de mi situación y sentir alivio.

Esta enfermedad se caracteriza por fases de depresión seguidas de fases de manía y estados mixtos. Hay muchos tipos de trastorno bipolar, pero esa sería una base para un diagnóstico.
Con el tiempo me di cuenta que la intensidad con la que una vive las diferentes etapas llega a ser de una u otra forma, algo que genera cierta adicción en la persona, más que nada los estados de manía o hipomanía, que involucran hiperactividad, euforia, felicidad, gran autoestima, sentimientos de grandeza, una súper creatividad, etc. Con esto me refiero a que una persona estable y medicada puede llegar a desear no estarlo para transitar ciertos sentimientos y estados de ánimo que usualmente en su estado “normal” no podría transitar. Esta es mi mayor incógnita con respecto a mi situación, y puntualmente, las decisiones que involucran mi tratamiento, por lo que la reflexión al respecto es mi mayor motivación para encarar el proyecto en modo de autorretrato.

Con este documental me gustaría emprender un recorrido a través de todas aquellas sensaciones, percepciones y pensamientos relacionados a los estados de ánimo que genera el trastorno bipolar, indagar en mi propia enfermedad e historia con el fin de retratar lo más fielmente posible estos mundos de la depresión, de la manía, y de todo el espectro bipolar que tanto convive conmigo hace tiempo. Mi intención es ahondar más que nada en esta problemática, esta “adicción”, y estas intensidades que son tan difíciles de dejar atrás. Instalar la pregunta de ¿qué es lo correcto?, ¿qué vale la pena, y qué no?, ¿vale la pena pasar por una fase de depresión para disfrutar de una fase de alegría y euforia?

PERSONAJES

Ya que el documental tiene un carácter autobiográfico y autorreferencial, en principio yo soy el personaje principal, y tratará meramente sobre mi visión y punto de vista con respecto al tema. Me diagnosticaron en enero de este año, sin embargo convivo con esta situación desde mi adolescencia. Una de las formas en las que canalizo lo que me pasa es y ha sido siempre la escritura y la música, por lo que pretendo que estos elementos estén presentes en el documental.

TRATAMIENTO

El tratamiento del documental tendrá un carácter principalmente expresivo con el fin de generar atmósferas y una narrativa más bien tirando a lo poético. No tendrá una misma unidad estética, sino que tendrá tratamientos diferentes dependiendo el contenido y el estado anímico que quiera contar. Por un lado, al abordar los estados depresivos pretendo hacer uso de un montaje de ritmo lento, pocos cortes, planos más bien continuos o ralentizados, un tratamiento de color desaturado, cámara fija. Por el otro lado, los estados de manía representados mediante un montaje más dinámico, con cortes rápidos, colores saturados, vivos, y una cámara en movimiento, quizás en mano. Los espacios intentarán acompañar esta misma lógica, por lo que transitaré interiores y exteriores. Pretendo utilizar mi voz en off para, por un lado, reflexionar sobre las imágenes de las situaciones que se ven y por otro lado narrando mis textos. Me interesa utilizar el recurso de la voz para retratar lo que pasa en ocasiones por mi cabeza, por ejemplo esa aglomeración de ideas y pensamientos que hasta cierto punto no me dejan seguir una línea de pensamiento clara, superponiendo mi propia voz. Además quiero utilizar como hilo conector de todo el documental una serie de escritos que poseen una metáfora sobre mi relación con la enfermedad: la metáfora de la araña que representa el trastorno y el jardín como mi propia persona, ya que esta serie de escritos me han acompañado durante años en mis diferentes etapas. Como otro recurso narrativo me gustaría utilizar el fraccionamiento del cuerpo en el cuadro para representar a lo que yo llamo mis tres yo.

Ensayo realizado por Lucero Abatte sobre mi found footage: Grietas.

En cuanto a la relación entre el material original y el resultado del trabajo, creo que en principio hay una clara diferencia entre el sentido propio de las imágenes individualmente y el resultado que se obtiene a partir del montaje. Lograr eso es un gran comienzo y es uno de los abordajes que la disciplina propone: resignificar el material a partir de una nueva relación entre los planos.

Sin bien no tuve la oportunidad de ver el material “crudo”, me guié por la reseña en la cual mi compañera explica la procedencia de los videos. Ella parte de un video casero familiar, el cual lejos de una búsqueda estética, fue grabado con el objetivo de registrar los años felices de una infancia. A partir de ese material llega a poner en primer plano la mirada de esa niña. Creo que en este trabajo está lograda la idea de desgarrar la niñez con la crudeza de los adultos. Encuentro también de gran interés -diría que es lo que más me gusta-, que los planos del “mundo adulto” que ella elige son también bastante lúdicos. Me parece que desde esos videos de gente maquillada y ojos que espían puede verse también a estos adultos que juegan.

En cuanto al progreso de la pieza, creo que del primer corte al último hay un avance muy acertado en el ritmo del montaje. También comparto la decisión de abandonar ciertos planos como el del estilo Ku Klux Klan y agregar por ejemplo el del tren en movimiento con los asientos vacíos. No comparto en cambio la elección del plano del bosque intervenido con la capa de color rojo y, como se dijo en clase, coincido en que está puesto de manera un poco forzada. En cuanto a la banda sonora, el uso del reloj y las campanas me convence. No tanto así la aparición de los susurros, que encuentro un poco elegidos por azar.

  

Creo por un lado que la pieza logra sumergirnos en su Universo y nos transmite  una sensación de extrañamiento constantemente. Según la propuesta escrita por mi compañera, uno de sus objetivos era mostrar cierta “corrupción de la inocencia” con la irrupción del mundo perverso de los adultos. Considero que ese objetivo se logra perfectamente y llega a ser perturbador. Hay un plano específico -el de la niña caminando hacia atrás- que me parece fundamental. En el contexto en el que se encuentra, ver a la niña caminando hacia atrás, perdiendo el equilibrio, me generó una sensación bastante perturbadora. Esa secuencia es para mí el momento en el que siento que se deja ver “lo corrompido”, lo que se arruinó en su infancia. Es un momento de la pieza que yo interpreté como una “transición” de la infancia a ese mundo sombrío, o mejor dicho una marca en ella de ese último. No estoy segura de si este último planteo haya sido un objetivo buscado por parte de mi compañera, pero yo sentí que se generaba bastante.

 

Por otro lado considero que uno de los objetivos que ella esbozó al principio en su propuesta se perdió en el camino. Esto tiene que ver con la “nostalgia de una niña que ya no está”. En los primeros cortes podía encontrar algo de nostalgia en los planos de los ojos, pero con el avance de del trabajo creo que se perdió ese sentido. La pieza posee un aspecto hipnótico y extraño muy interesante pero que por otro lado se aleja de la posibilidad de sugerirnos cierta empatía o nostalgia hacia ella.

 

Para finalizar, en cuanto al título comparto la idea planteada por los docentes. Creo que muchos de los nombres de los trabajos -incluyendo al mío- están puestos de manera forzada. Me sucede lo mismo en este caso. Creo que la palabra grietas es demasiado sugerente y dice todo. Considero que se podría haber trabajado con un concepto más sutil que quizás no tuviera que ver directamente con el tema del trabajo. Sin embargo rescato la decisión del momento en el que aparece. Me resultó más enriquecedor verlo en la mitad del trabajo que al principio a modo de presentación. Entiendo que esa palabra irrumpe y me parece interesante.

 

Impronta de estilo.

 

Respecto a la pregunta sobre la huella estilística, me parece que este trabajo es muy definido en ese sentido. Personalmente creo que es en la insistencia donde se puede ver la impronta. Aunque ciertas cosas se hayan marcado en clase como contraproducentes para el trabajo; si a pesar de ello se optó por mantenerlas es porque ahí hay algo que da vueltas en la cabeza del autor. Creo que el plano del bosque que luego es intervenido en rojo no llegó a convivir del todo en la pieza, pero es posible que ahí haya estado la huella de estilo, algo que quizás  no supo comunicar del todo pero que por alguna razón quiso mantener. Encuentro también una marca de estilo en otras elecciones; por ejemplo en el ritmo de la pieza y en la importancia que mi compañera le dio a las miradas.

Como última idea -quizás la más subjetiva y menos acertada-, sugiero una huella de estilo en un plano muy específico: el de las caras de los adultos pintados como clowns. Es un plano que se mantuvo en todos los cortes y cada vez que lo veía pensaba lo mismo: que estaba ahí porque tenía que estar, porque a ella le gustaba y tenía que quedarse. Creo que es la parte más subjetiva de mi análisis ya que si tuviera que identificarme a mí misma con algún momento del trabajo, sin duda elegiría ese plano. Con esto quiero decir que si bien observé su persistencia en todos los cortes y creo que puede haber una marca de estilo en esa elección, no puedo separar mi análisis de lo que a mí me sucede con esa imagen. Posiblemente a quien no le haya llamado la atención ese plano no lo considere una gran marca de estilo. Pero personalmente encontré algo interesante en la imagen y me arriesgo a decir que ahí podemos ver una impronta de la autora.

 

IDEA DOCUMENTAL

Trastorno bipolar

La idea surge, en principio, de una búsqueda más bien personal. A partir de que me diagnosticaran con trastorno bipolar siempre tuve la necesidad de compartir aquello que transitaba. Siempre estuvo presente el pensamiento de “soy la única persona a la que le sucede esto”, y la idea de acercarme a personas que compartieran mi enfermedad siempre fue llamativa. Con esta oportunidad se me ocurrió encarar un documental que nucleara diferentes vidas, diferentes formas de convivir con el mismo trastorno, y además de esto, intentar de alguna manera hablar de lo que no se habla, de algo que está estigmatizado y a la vez naturalizado en la sociedad hoy en día. Intentar derrocar la idea de que las personas con enfermedades mentales no pueden seguir una vida “normal”, darles a estas personas la oportunidad de contar realmente lo que significa el trastorno bipolar. En este sentido, podría acercarse a la idea de un documental performático/expresivo, pero también, por otro lado creo que la idea tiene un carácter de documental poético, ya que pretendo mostrar mediante las imágenes visuales y sonoras ciertas experiencias o formas de ver la realidad de una persona con este trastorno.

Mi intención no es sacar un producto institucional o llevar el documental para el lado expositivo, sino más bien lo contrario. Buscar la forma de encastrar las vivencias de las personas a entrevistar y mis vivencias propias, quizás, con el fin de generar atmósferas y una narrativa más bien tirando a lo poético.

Además de la intención de reflejar una realidad que no todos viven, una de las premisas con la que me gustaría trabajar en el proyecto es lo que yo llamo una “adicción a la propia enfermedad”. Con esto no me refiero a la aceptación o apropiación de las enfermedades, la cual toda persona puede llegar a tener, sea cual sea la enfermedad, física o mental, sino más bien a algo que a mi parecer el mismo trastorno bipolar genera. Esta enfermedad se caracteriza por fases de depresión seguidas de fases de manía, y estados mixtos. Hay muchos tipos de trastorno bipolar, pero esa sería una base para un diagnóstico. La intensidad con la que una vive las diferentes etapas llega a ser de una u otra forma, algo que genera cierta adicción en la persona, más que nada los estados de manía o hipomanía, que involucran hiperactividad, euforía, felicidad, sentimientos de grandeza, una super creatividad, etc. Con esto me refiero a que una persona estable y medicada puede llegar a desear no estarlo, para transitar ciertos sentimientos y estados de ánimo que usualmente en su estado “normal” no podría transitar. Creo que la mayoría de las personas con esta enfermedad tienen en algún momento esta reacción, lo cual perjudica al tratamiento mismo y agrava los síntomas.

En conclusión, me gustaría poder acercarme a estas personas para hacerles preguntas relacionadas a su enfermedad en general y en específico a esta última teoría, y al mismo tiempo develar ante el espectador estos mundos que se transitan durante la enfermedad, para poner en la mesa el tema y generar conciencia sobre lo que realmente el trastorno bipolar significa.

FOUND FOOTAGE

QUÉ encontraron,
DÓNDE lo encontraron
POR QUÉ o PARA QUÉ fueron ahí.

La búsqueda comenzó sin una dirección determinada, por lo que a medida que encontraba o me llegaba material de archivo de familiares y conocidos, intentaba darle forma a las imágenes y sonidos para conformar una idea.
Mi idea final se desprendió de un video familiar de una conocida, un video filmado en super 8 alrededor del año 1980. En ese video me encontré con una nena a la que aparentemente el padre solía grabarla mucho.
Desde el primer momento verlo me generó muchas cosas, y entre ellas estaba una cierta nostalgia por esa nena que ya no existía. Ese pensamiento resultó en la idea de que cualquier mente joven puede ser corrompida en cualquier momento, y de cómo a veces la sociedad, quizás sin quererlo, hace una grieta en la inocencia de los chicos.
Comencé a buscar entonces imágenes que me llamaran la atención y que al montarlas con esta nena tuvieran cierto sentido. En internet encontré una serie de videos filmados en super 8 de un alemán que al parecer hacía videos en la década del setenta, y elegí cuatro de esos videos, de los cuales podía sacar las imágenes que buscaba. Estas imágenes mostraban siempre a gente adulta, mostraban fiestas, las relaciones entre ellos, los espacios que estaban colmados de objetos que se suelen relacionar con el mundo adulto, y decidí tomar de ellos ciertas partes para montarlas con el video casero que había conseguido.
Podría decirse que el tema del trabajo es la corrupción de la inocencia. Quiero generar en el que lo vea lo que yo sentí la primera vez que vi a esa nena jugando en su patio, ese sabor amargo de las cosas que ya no están, que ya no son, y en este caso, de esa inocencia que ya no existe como en ese momento. Quise trabajar con las miradas, tanto la de ella hacia la cámara como la de los personajes que van apareciendo, los cuales la observan y la indagan. A la par quise mostrar estos espacios “corrompidos” por la adultez, en donde los personajes se mueven entre posters de mujeres desnudas y alcohol, se relacionan entre ellos, sin importar que la nena los esté mirando, en cierto sentido. A la nena no se la ve incómoda en ningún momento, sino que se la ve jugando, observando, cómoda en su espacio. Me gustó la idea de mantenerla en cierta manera alejada de eso y que las conclusiones las formara otro. Dejar la duda de qué es lo que pasa sí esos dos mundos convergen en uno solo.

FOUND FOOTAGE – DAV II Gismondi Ej. 1 – primer versión from Daniela Bazzano on Vimeo.